20 sept. 2012

ENTREVISTA A JOSÉ LULL




José Lull nació en Gandía (Valencia) en 1972. Es licenciado en Geografía e Historia, especialidad de Arqueología, y doctor en Historia por la Universitat de València, y licenciado en Egiptología por la Universidad de Tübingen (Alemania). Es profesor en el Máster Oficial en Lengua y Civilización del Antiguo Egipto de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB),  profesor en el Diploma de Egiptología de la Universidad de Valencia, y miembro del Grup de Recerca d’Estudis Micènics de la UAB. Especialista en el Tercer Período Intermedio egipcio, ha escrito numerosos artículos en revistas especializadas en España y el extranjero, es autor de varias libros sobre el antiguo Egipto y editor de Trabajos de Arqueoastronomia. En Egipto, ha participado en expediciones arqueológicas en las necrópolis de Dra Abu el-Naga y el-Asasif.
Desde 1999 es presidente honorífico de la Agrupación Astronómica de la Safor.
(Más informaciónwww.joselull.com)

En esta entrevista quiero centrarme en su libro La astronomía en el antiguo Egipto.


-         ¿Desde cuándo te gusta la astronomía? ¿Y la egiptología?
Entre mis recuerdos de la infancia guardo como un tesoro mis primeras observaciones astronómicas, realizadas a simple vista y con pequeños prismáticos. Son de cuando tenía 9 años, si bien ya antes, aunque no pueda especificar con exactitud, había comenzado mi interés. Mi pasión por la astronomía, por tanto, comenzó cuando era un niño. Respecto a la egiptología, no sabría decir con exactitud, pero también he de remontarme a la infancia. Me atraía Egipto, Mesopotamia, el mundo maya precolombino; sólo más tarde me centré definitivamente en Egipto, hasta hoy que me dedico a ello profesionalmente.

-         ¿Cuál te llena más de las dos a nivel personal?
Ninguna me llena más que la otra. Son tan sumamente distintas que se complementan, no siendo una competencia de la otra. Ambas son una pasión para mí, si bien únicamente la egiptología se ha convertido en mi trabajo, por lo que sólo por ello goza ahora de más prioridad e inversión de tiempo. Afortunadamente, sin embargo, gracias a la arqueoastronomía o a la astronomía egipcia he encontrado un modo de llevar a mi campo profesional mi pasión por la astronomía.

-         Si tuvieras que mirar al cielo, ¿desde qué sitio de Egipto lo harías?
Desde un lugar apartado de las poblaciones, lejos de la contaminación lumínica. Sin duda, el monte Sinaí sería un buen lugar dada su altura (con menos turbulencias horizontales), pero también una apartada zona del desierto, con baja humedad relativa y en días de poca calima puede ofrecer un buen espectáculo.

-         Si te dieran la posibilidad de viajar al antiguo Egipto para realizar una única pregunta. ¿Cuál sería?
Pues dado que hablamos de astronomía, mi pregunta sería sencilla: ¿desde dónde realizan sus observaciones para verificar el orto helíaco de Sirio? Esto sería de gran ayuda de cara a ofrecer una mayor precisión en la cronología absoluta egipcia cuando ésta se basa en ese tipo de observaciones desconociendo la latitud del lugar.

-         Centrándonos en el libro. A diferencia de otros temas, nos ha llegado muy poca información sobre la astronomía en el antiguo Egipto. Sin embargo, ¿Crees que existe alguna posibilidad de encontrar tratados reveladores de astronomía?
Mientras haya yacimientos por descubrir y tumbas que sacar a la luz, siempre tendremos esperanzas de que aparezca nuevo material que ayude a ampliar nuestro conocimiento de la antigua astronomía egipcia.

-         Como ya he dicho, existe muy poca información sobre este ámbito. Por ello me asombra ver cuanta información has logrado encontrar, e imagino cuanto debiste de trabajar en este libro para agrupar todos esos datos. ¿Cuánto tiempo te llevo?
El libro no lo escribí de un tirón, centrándome sólo en él. En realidad, aunque salió a enero de 2005, el libro ya estaba escrito hacia 2002-3, pues su publicación se ralentizó dos años por diversos factores. En los años anteriores, estuve trabajando en diversos aspectos de la astronomía egipcia, por lo que básicamente lo que hice fue reunir en un libro todos esos trabajos, añadir algunos nuevos y darle coherencia general.

-         Yo misma, cuando busco información sobre Egipto, de repente encuentro algo nuevo y sorprendente para mí, algo que me hace admirar todavía más a los egipcios ¿Qué es lo que más te sorprendió en tus investigaciones, o más curiosidad te dio?
Respecto a la astronomía egipcia uno de los problemas que más interés despertó en mí fue intentar descubrir la equivalencia actual de los decanos y constelaciones egipcias. Tras la publicación del libro La astronomía en el antiguo Egipto, he seguido trabajando en ello, consiguiendo muy buenos resultados.
 
-         En el capítulo 3 sobre el calendario egipcio, hablas de que al igual que nosotros, el año egipcio tenía 365 días, sin embargo, con un pequeño desfase que pretendieron arreglar mediante el decreto de Canopus, añadiendo un día cada 4 años. Pero no se llevó a la práctica. ¿Por qué piensas que decidieron quedarse con el antiguo a pesar de ser conscientes de su error?
Por el peso de la tradición. Llevaban más de dos mil años empleando el calendario civil de 365 días. Aunque conocían el desfase y sabían cómo solucionarlo la arraigada tradición fue más fuerte que el decreto y éste no se llevó a cabo.

-         Los egipcios, tenían sus propios mitos para explicar el origen del universo. Mientras leía tu libro, no podía evitar relacionar algunas de sus explicaciones, por ejemplo, el caos de Apep con el inicial de la tierra, o el nun (el océano primordial, caótico, oscuro e ilimitado) con nuestra forma de entender el universo en eterna expansión. Por ello, ¿Crees que, detrás de sus mitos, había algo de verdad?
La verdad en una composición religiosa no es sino una cuestión de fe, pero en el caso concreto que me preguntas, podemos sugerir que existe una relación entre el modo en que se concibe la creación y un importante acontecimiento que cada año afectaba a Egipto, la inundación. Ahora no lo podemos observar a causa de la Gran Presa de Asuán, pero hace un siglo aún podía verse cómo, con el máximo de la inundación, muchas poblaciones quedaban aisladas, a modo de islas, por las aguas del Nilo. Es posible que la observación de este hecho natural (inundación, emergencia de las aguas, siembra y cosecha), que suponía ir del caos de la inundación al orden y a la riqueza de la vida, esté en el origen del mito cosmogónico. En eso reside su verdad.


-         ¿Piensas que  la idea egipcia de que el inframundo era un espejo de la tierra, podría hacernos pensar que los egipcios tenían al menos una noción de la esfericidad del planeta Tierra?
Desde luego que no. Entre otras cosas por que no tenemos constancia de que considerasen que su porción de tierra visible fuera semiesférica en vez de plana. Aparentemente, para ellos el centro el mundo era Egipto, rodeado por el resto de la tierra, rodeada por Nut y su ámbito celeste, con la Duat y, más allá, el nun.

-    Muchas gracias por acceder a esta entrevista, solo decirte que me ha encantado el libro, me ha parecido muy curioso el modo de medir el tiempo, como construían sus templos teniendo en cuenta orientaciones estelares, solares, o como representaban en ellos el origen del universo, además de su calendario, los decanos….uff…¡¡es que todo era interesante!! Jaja, Quiero darte las gracias por hacer un libro que reúna mis dos grandes amores, Egipto y la astronomía, y permitirme aprender tanto de ambos.
Un saludo :)

Muchas gracias por tu interés y ojalá disfrutes tanto de tus dos amores como lo he hecho yo en todos estos años.


☼`·.,¸¸,.·´¯ ▲•Neith•▲ ¯`·.,¸¸,.·´•▲Tras las arenas del tiempo▲ ·.·´¯`·.·☼

5 comentarios:

  1. Magnífica entrevista Diana, sigue así con las entrevistas porque las haces de maravilla.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Estupenda entrevista, Diana!!! Tengo que comprar el libro porque debe ser muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Vaya!!! Este si ha salido. Seguro que algo hacia mal....
    Un saludo guapa

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que os guste :) y de que al fin hayas podido comentar Isadora jeje Muchos besos a las dos ^^

    ResponderEliminar
  5. muy buena entrevista :)sigue asi estas haciendo un trabajo muy bueno

    ResponderEliminar