7 de may. de 2011

Cáncer en el Antiguo Egipto

En el papiro de Edwin Smith aparece la primera descripción escrita de un cáncer. En éste se describen ocho casos de cáncer de mama, que son tratados con cauterización, aunque el escrito dice de la enfermedad que "no tenía tratamiento".
Los egipcios diferenciaban los tumores malignos de los benignos, como dejaron asentado en papiros que datan del año 1500 a. C aproximadamente.

Desde entonces, el conocimiento sobre el cáncer ha crecido muchísimo tanto en la detección como en el tratamiento, aunque la enfermedad sigue siendo una de las principales causas de mortalidad en occidente. Según la Sociedad Americana del Cáncer, éste provoca en torno al 13 % de todas las muertes, lo que supone un número próximo a los ocho millones de fallecimientos en el mundo cada año. De todos ellos, más del 90 % están provocados por un proceso denominado metástasis.


Otras evidencias del cáncer en el antiguo Egipto son las que encontró el inglés Augustus Granville, cuando hacia 1825 diseccionó una momia femenina y determinó la existencia de tumores en los ovarios. En otros cráneos, pertenecientes a la Dinastías III y V, encontró indicios del padecimiento, semejantes a los hallados en restos de los años 3500 y 3000 a.C. También identificó tumores malignos en momias de la vigésima Dinastía.
Una de éstas momias con cáncer es la admirable reina Hatshepsut, que además de tener diabetes, murió de cáncer de sangre.

TRATAMIENTO:
En el papiro egipcio de Ebers ya se contemplaba la hidroterapia como una práctica habitual. Consistía en la introducción de sustancias líquidas al intestino a través del ano, tratamiento que médicos ingleses y estadounidenses recomendaban en el siglo XIX.
En los citados papiros egipcios, pudieron identificarse ocho casos de tumores en pecho de mujeres, los cuales fueron cauterizados con un instrumento caliente, al que se llamaba “taladro de fuego”, utilizado para destruir el tejido maligno que brotaba, aunque se sabía que después volvían a aparecer en otras partes del cuerpo. Otro tipo de erupciones externas también eran extirpadas con un procedimiento quirúrgico similar al que se practica en nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada